La vida tras el huaico

Carapongo: cientos de damnificados y damnificadas en carpas necesitan más ayuda
“No he podido regresar a mi casa. Todo está inundado. He perdido mis herramientas de trabajo. He perdido todo, pero logré sacar a mis hijos”
María Condori, de 28 años

Texto: Cecilia Niezen. Comunicadora Institucional OXFAM

Foto OXFAM / Flor Ruiz.

21 de Marzo del 2017

Carapongo: cientos de damnificados y damnificadas en carpas necesitan más ayuda

Las hermanas Milagros y Rosa Justo se levantaron el domingo 19 de marzo de madrugada. Cocinaron una olla de carapulcra para cien personas y partieron a las 7 am, desde Los Olivos, en la parte norte de Lima, hacia Carapongo (Chosica), una zona muy afectada por los huaicos (deslizamientos y flujos de lodo) y lluvias que golpean con fuerza la costa peruana hace unos días.

Eutropía Tadeo, madre de dos niños, es una de las damnificadas que ha recibido la ayuda de las hermanas Justo. Su casa es hoy una carpa donada por el municipio limeño. Dentro del dolor que expresa por haberlo perdido todo, se puede ver cierta esperanza en su rostro ante las diferentes manifestaciones de personas que están llevando agua, alimentos y sus manos para ayudar a remover escombros. Le pregunto qué es lo que más necesita hoy, y me responde que volver a su casa. Por ahora eso no será posible. Las casas de cientos de personas en esta zona han quedado inhabitables por el desborde del río Rímac la semana pasada.

Ella también está preocupada por las enfermedades y pide dos cosas concretas: agua y un manejo urgente de los desechos sólidos. Se siente un olor fétido en la zona y la amenaza de enfermedades es grande. Su carpa está cerca a su casa. Como muchos vecinos de esta parte de Carapongo, no quieren alejarse de ellas.

Otro grupo de vecinos damnificados está desde el sábado 18 de marzo en un albergue temporal que ha improvisado la Municipalidad de Lima. Se cuentan unas 200 carpas en la intemperie, en un espacio que se preparaba para que pase la Línea Amarilla del Metropolitano (línea de buses limeño). Las autoridades contabilizan 200 familias damnificadas en la zona, pero en el camino a ese albergue temporal, se pueden ver numerosas carpas dispersas y personas aún en la calle sobre algunas cosas que lograron rescatar de sus casas.

María Condori, de 28 años y madre de  4 hijos está en ese albergue. Al ser alertada del huaico, se fue a pasar la noche del viernes con su familia a la casa de su cuñada. “No he podido regresar a mi casa. Todo está inundado. He perdido mis herramientas de trabajo. He perdido todo, pero logré sacar a mis hijos”, cuenta. Justamente por ellos, ya no quiere vivir cerca al río. “Dicen que se va salir nuevamente en la noche. No sé hasta cuándo vamos a estar en esta situación. Lo poco que ves en esta carpa me lo han donado. Tenemos que empezar de cero”...

Las cifras oficiales de daños en todo el Perú son tristes y alarmantes. Se han registrado 75 fallecidos, 263 heridos, 20 desaparecidos, 615.000 personas afectadas, y 99.475 damnificados. Además, hay 15.000 viviendas inhabitables.

Bajo el emblema #UnaSolaFuerza el Gobierno peruano y muchas autoridades e instituciones se han unido para responder a los estragos del fenómeno denominado “El Niño Costero”, que puede ser considerada la emergencia más devastadora de los últimos 18 años en el Perú. Las fuerzas armadas y la policía ayudan en la limpieza de las casas. Las muestras de solidaridad de ciudadanos y ciudadanas son alentadoras. El trabajo que viene es enorme. Y el riesgo de nuevos huaicos, lamentablemente, es aún latente.

¿Cómo puedes ayudar?

El sitio web del Gobierno del Perú #UnaSolaFuerza te lo explica.

Información suplementaria: 

SOLICITAR AYUDA: 105

DONACIONES: (01) 712 6314

VOLUNTARIOS: Voluntariado@mininter.gob.pe / (01) 418 4030
anexo 1307

Puedes hacer donaciones internacionales aquí.

Contacto para medios 

Cecilia Niezen | Oficial de Comunicaciones | Oxfam en Perú

Correo electrónico: cniezen@OxfamAmerica.org

Enlace permanente: https://oxf.am/2tBYHxK