Urge revisar beneficios tributarios tributarios del sector minero

 

  • Empresa Cerro Verde dejó de pagar US$240 millones de Impuesto a la Renta, amparada en un contrato de estabilidad tributaria
  • Beneficios otorgados a sector minero no son justificables, menos en un escenario de desaceleración económica
  • Deudas tributarias de empresas del sector alcanzan para cubrir presupuestos de programas sociales

(Lima, 23 de agosto 2017).  Desde el 2014, la economía peruana se encuentra en desaceleración. Sumado a ello, la presión tributaria ha disminuido. Bordea apenas el 14% del PBI, muy por debajo de los países de la OCDE, grupo al cual el Perú aspira pertenecer y cuyo promedio de presión tributaria es 25% del PBI. El plan de reconstrucción nacional por los efectos del fenómeno El Niño Costero demandará una inversión aproximada de S/ 23 000 millones en los siguientes años, suma equivalente al 3,5% del PBI. Ante este escenario, incrementar la recaudación para cumplir con las demandas sociales de la población, debe ser un imperativo de este Gobierno. Sin embargo, se mantienen exoneraciones tributarias injustificables en sectores como el minero.

De acuerdo con la publicación  “Recaudación fiscal y beneficios tributarios en el sector minero a la luz de los casos Las Bambas y Cerro Verde”, elaborada por el Grupo Propuesta Ciudadana, CooperAcción y Oxfam, entre los beneficios tributarios que se mantienen desde los años 90 están la depreciación acelerada y la deducción del impuesto a la renta de tercera categoría por inversiones en infraestructura de servicio público. Las grandes empresas cuentan también con contratos de estabilidad jurídica que las protegen de cambios en el esquema tributario.

El documento devela un sistema fiscal injusto, donde no hay equilibrio entre los grandes negocios y los derechos de las personas a elevar su calidad de vida, situación que puede generar o acentuar conflictos sociales. Así, si bien la producción minera viene creciendo, el aporte al fisco de este sector cayó de 24,7% en 2007 a 5,4% en 2016. Además, el impuesto a la renta (IR), principal pago de las empresas mineras, se ha diluido. De aportar el 50,9% en el 2007 pasó a 4,6% del total de ingresos por este concepto.

La publicación calcula que Sociedad Minera Cerro Verde, principal empresa de Arequipa, amparada por su primer contrato de estabilidad tributaria de 15 años (de 1998 a 2013), dejó de pagar aproximadamente US$240 millones por concepto de IR y US$330 millones de regalías (por esta deuda mantiene una contingencia con la Sunat). Ambos montos, sumados, alcanzarían para pagar, por ejemplo, dos años del programa Juntos a nivel nacional, orientado a la reducción de la pobreza.

“El esquema tributario que se estableció en los años 90 permitió a esta empresa un conjunto de exoneraciones y beneficios tributarios que significaron pérdidas de ingresos para el Estado y para la región Arequipa”, dice Epifanio Baca, investigador del Grupo Propuesta Ciudadana. En 2004 -explica Baca-, se estableció la regalía minera, la cual muchas empresas del sector no pagaron amparadas en contratos de estabilidad jurídica. “Se observa un desinterés por una reforma del régimen tributario del sector minero y ello perjudica directamente a las personas, pues dejan de tener mejores servicios y obras de infraestructura”, sostiene.

El caso de Las Bambas, proyecto que inició operaciones en 2016, en Apurímac, también es emblemático. Junto con Cerro Verde, son los dos principales productores de cobre del país. Si bien esta empresa realizó en 2016 un importante primer pago de regalías que ascendió a S/ 52,3 millones, podría empezar a pagar IR recién en cinco años. “El pago de regalías sobre ventas que se aplica a Las Bambas puede ayudar a compensar la ausencia de canon”, sostuvo César Flores, investigador de la organización CooperAcción. Sin embargo, explicó que si no se aplicaran algunos beneficios tributarios actuales como la depreciación acelerada, Las Bambas podría empezar a pagar IR en menor tiempo y adelantar así recursos para el canon, que en el marco de un plan de desarrollo podría favorecer a la población de Apurímac, y especialmente, de Cotabambas, una de las provincias más pobres del país. Flores sugirió a las autoridades evaluar qué esquema de regalías mineras conviene aplicar: las regalías sobre ventas o las regalías sobre utilidades. “Las regalías sobre ventas permiten iniciar la operación con recursos para los gobiernos subnacionales, pero habría que analizar qué esquema de regalías puede aportar mayores recursos a largo plazo”, precisó.

Recomendaciones

En el marco de la publicación, se propone a las autoridades respectivas lo siguiente:

  • Evaluar los beneficios tributarios, considerando la estructura de costos del sector minero, así como el ciclo de precios de los minerales en el mediano y largo plazo, y buscar optimizar la participación del Estado en la renta extractiva.
  • Evaluar la posibilidad de que el sector regrese al esquema de pago de regalías sobre las ventas totales, como se aplica en el proyecto Las Bambas.
  • Promover la máxima transparencia de los pagos tributarios y no tributarios de las empresas mineras.

 

---

Contacto con medios: 997945826 / 974665053

Enlace permanente: https://oxf.am/2xcnpnA