Un paso importante para avanzar con la Consulta Previa en Perú

El lunes 16 de marzo se firmó en un acto público, el acta de la Consulta Previa del Reglamento de la Ley  Forestal y de Fauna Silvestre, que logró sentar en una misma mesa al Estado y a representantes de los 52 pueblos indígenas del país.

“Abrimos una nueva historia de diálogo y compromiso en el país”, afirmó Fabiola Muñoz, Directora Ejecutiva del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) al momento de explicar que esto es resultado de un proceso de diálogo entre el Estado, las comunidades indígenas y pueblos originarios del país.

Durante la ceremonia de firma del acta, representantes de las comunidades y los pueblos indígenas del Perú saludaron el acuerdo, dijeron sentirse satisfechos por haber logrado trabajar de manera conjunta y haber pasado de la protesta a la propuesta, quedando como tarea el seguir dialogando para implementar el reglamento.

Para la Confederación Campesina del Perú (CCP), el reglamento de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre es un instrumento legal que les servirá para defender sus territorios y darles su real valor.

La agenda pendiente

A pesar de los logros del proceso, los representantes de los pueblos indígenas del Perú han señalado diversos aspectos que el Estado debe atender con urgencia. “Queda pendiente la titulación de nuestras comunidades nativas y campesinas, exigimos la institucionalidad de nuestros pueblos indígenas”, dijo Gladys Vila, Presidenta de la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP).

Por su parte,  Henderson Rengifo, Presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), explicó a Oxfam en Perú que una gran preocupación del reglamento es que deja  abierta la posibilidad de entregar en concesión unas siete millones de hectáreas,  “eso no lo podemos dejar en manos de empresarios que se dedican a la palma aceitera cuando nosotros defendemos y manejamos nuestros bosques”, señaló. Dijo también que a esto se suma la titulación de tierras para 730 mil colonos que el gobierno está priorizando, mientras los pueblos indígenas siguen esperando su turno. 

Para Vladimir Pinto de Oxfam en Perú, esta Consulta Previa ha sido exitosa en cuanto proceso de diálogo intercultural y flexible a las demandas y tiempos de las organizaciones indígenas. "Esperamos que marque un hito para el fortalecimiento de la institucionalidad estatal vinculada al tema y que contribuya a un cambio de actitud de otros sectores del Estado que se resisten a implementarla", puntualizó, al momento de destacar que el reglamento aprobado ha establecido hitos valiosos como la  participación indígena en el Consejo Directivo del SERFOR y en las entidades técnicas que velarán por su implementación; la promoción del manejo forestal comunitario, incluso para las comunidades nativas y campesinas en proceso de reconocimiento, titulación o ampliación territorial.

"Pero no debemos olvidar que estos interesantes avances se ven amenazados por el denominado Paquetazo Ambiental, la Ley 30230, que estableció procedimientos especiales para el saneamiento físico legal de predios para  proyectos de inversión pública y privada donde se crea un sistema paralelo y prevalente para reorganizar la propiedad rural con prevalencia de los proyectos de inversión", explicó Vladimir Pinto. 

En el acto público también participaron la ministra de Cultura, Diana Alvarez Calderón; el ministro de Agricultura, Juan Manuel Benites; Oseas Barbarán, Presidente de la Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú (CONAP); Antolín Huáscar, Presidente de la Confederación Nacional Agraria del Perú (CNA); Miguel Silva, Secretario de la Confederación Campesina del Perú (CCP) y Lourdes Huanca, Presidenta de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas (FEMUCARINAP),

Datos de interés:

  • Se estima que en el Perú han desaparecido entre siete a diez millones de hectáreas de bosques en las últimas décadas, equivalente a la superficie total de las regiones de Ancash, Lima y La Libertad.[1]
  • El cultivo de palma aceitera en la Amazonia peruana se viene expandiendo, apoyándose en incentivos legales y tributarios. La justificación formal para otorgar permisos para cultivos perennes es que éstos se plantan en terrenos degradados, donde los bosques han sido talados previamente. 
  • El Ministerio de Agricultura y el sector privado estiman que entre un millón y un millón 400 mil hectáreas de la Amazonia cuentan con potencial para la palma aceitera, un área similar a todo el departamento de Lambayeque (o Moquegua), sin precisar dónde y que características tienen esas tierras. [2]
Enlace permanente: https://oxf.am/2uvF5IC