Participación comunitaria es clave para enfrentar emergencia

Miles de personas en el norte del país siguen viviendo momentos críticos. En el complicado escenario, vecinos de los distritos de Mórrope e Illimo, en Lambayeque, sacan fuerza y se organizan para enfrentar el rebrote de dengue y buscar viviendas dignas y seguras. Oxfam, junto a Predes y Ceproda Minga, apuestan por el fortalecimiento de los actores locales en la implementación de la respuesta,  bajo una premisa: son ellos quienes conocen mejor que nadie sus necesidades y tienen la capacidad de proponer las mejores soluciones a la situación que enfrentan. Las personas piden participar en los planes de reconstrucción. Hay confusión con respecto a lo que viene. Seguir en carpas no es una opción. Tienen propuestas que deben ser tomadas en cuenta. No quieren ser invisibles.

Fotos Flor Ruiz / Oxfam

  • Vecinos del caserío rural Monte Verde

    Vecinos del caserío rural Monte Verde, ubicado en Mórrope, participan de una capacitación participativa en buenas prácticas de higiene, realizada  por la organización Ceproda Minga. Se busca evitar enfermedades como el dengue, zika o el cólera. Se han organizado a través de comités comunitarios de gestión de riesgos.

  • Vecina de Monte Verde

    Vecina de Monte Verde participa de la capacitación en higiene. El correcto lavado de manos puede parecer obvio. Sin embargo, si no se hace adecuadamente, especialmente en zonas donde no hay agua segura, surgen las enfermedades.

  • Niños de Mórrope

    Niños de Mórrope juegan tras salir de su centro educativo. Tras los impactos de las lluvias generadas por El Niño Costero hay serios daños en la infraestructura de muchas escuelas. Los promotores que trabajan en esta zona recomiendan no jugar con las tapas de los recipientes. Improvisando juegos, los menores pueden destapar recipientes, dejando a los zancudos libres para poner sus huevos.

  • En un caserío rural de Mórrope los vecinos hacen un pedido concreto al alcalde Gustavo Cajusol: necesitan calaminas, carpas y mosquiteros.

  • Vecinas del caserío rural Santa Isabel muestran su molestia e incertidumbre. Hay información cruzada sobre la duración de los albergues que se implementaron a fines de marzo. Y si un albergue de la región se cierra oficialmente, se deja de recibir ayuda. Ellas señalan que incluso les han pedido que devuelvan las carpas. Sus casas colapsaron o habitarlas es riesgoso.

  • Ochenta familias del caserío de San Juan, en el distrito de Illimo, reciben capacitación sobre higiene y salud, así como kits de higiene.

  • Vecinos de  Compuerta Marcelo, un centro poblado de Illimo, reciben kits de higiene de Oxfam y Predes. Mosquiteros, jabones, repelentes, y otros productos de aseo llegan a todas las familias de esta zona, tras una capacitación participativa.

  • Vecina de San Juan, distrito de Illimo, vive con sus tres hijos en una carpa. Es la única persona que ha recibido una en esta zona rural, a pesar del colapso  de numerosas viviendas. El calor al interior de la carpa es sofocante. Cuando llueve, el agua se filtra. Las enfermedades respiratorias afloran. En este caserío esperan que escuchen sus propuestas, así como apoyo para la reconstrucción de sus viviendas. 

     

  • Vecino de San Juan recibe un kit de higiene de Oxfam y Predes. Ambas organizaciones vienen trabajado con los vecinos en mejorar las condiciones de salubridad y en la prevención de riesgos. La participación de los afectados en las propuestas de rehabilitación y reconstrucción contribuye a incrementar los conocimientos que tienen sobre los riesgos y cómo enfrentarlos. Asimismo,  contribuye a la cohesión de la comunidad.

     

Enlace permanente: https://oxf.am/29fBk6g