Agronegocios y crisis climática en el Perú

Autora / Autor: 
Annie Escobedo
Fecha de publicación: 
Miércoles, 20 Enero, 2021

A pesar de que la Amazonía peruana aporta diversos servicios ecosistémicos a la humanidad como el agua, la biodiversidad y la captura de carbono, en los últimos veinte años, la expansión indiscriminada de los agronegocios a gran escala viene generando impactos negativos sobre los pequeños propietarios, las comunidades locales y los bosques.

La instalación de grandes plantaciones de monocultivos en los bosques amazónicos origina deforestación y afecta los derechos humanos y territoriales de poblaciones locales. Asimismo, genera pérdida de la biodiversidad y es fuente de emisión de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, a la atmósfera. En un contexto de cambio climático, en el que Perú ha asumido compromisos internacionales de reducción de emisiones, es de vital importancia mirar críticamente el desarrollo de los agronegocios en la Amazonía. 

El estudio de Oxfam, “Agronegocios y crisis climática en el Perú” realizado por la bióloga e investigadora Annie Escobedo, cuantifica la pérdida de carbono almacenado producida por los agronegocios a gran escala (de palma aceitera y cacao) en los departamentos amazónicos de Loreto, Ucayali, San Martín y Huánuco. Para los cuatro, se realizó el análisis de palma aceitera y, el de cacao, fue realizado para el caso de Loreto. 

Agronegocios a gran escala agravan la crisis climática

Cabe señalar que en el marco del Acuerdo de París, Perú se ha comprometido a reducir el 40% de sus emisiones proyectadas al 2030. Para cumplirlo, deberá resolver el problema de la deforestación en el país, que se ha agravado en los últimos años debido a la implementación de grandes plantaciones de palma aceitera y cacao.

De acuerdo al estudio, 2,859,535 toneladas métricas de carbono han sido liberadas a la atmósfera debido a la deforestación producida por los cultivos de palma aceitera en la Amazonía peruana en los últimos 20 años. Asimismo, concluye que el 45% del CO2 emitido proviene de cuatro grandes plantaciones: Ocho Sur P y Ocho Sur U (Grupo Melka) y Palmas del Shanusi y Palmas del Oriente (Grupo Palmas).  

Por otra parte, la pérdida neta de carbono sobre el suelo producida por la creación de la plantación de cacao en el fundo Tamshiyacu, Loreto, es de 87,040 toneladas métricas de carbono, lo que equivale a las emisiones por uso energético de 36,000 hogares durante todo un año. 

"Los resultados evidencian de forma conservadora cómo los agronegocios en la Amazonía han generado la pérdida de bosques primarios, y por ende, la liberación de gases de efecto invernadero como el carbono; y nos brinda el mensaje que debemos estar alertas sobre esta problemática, sobre todo en tiempos de COVID-19", señala la autora del estudio, Annie Escobedo. 

"La data del informe permite evidenciar ante tomadores de decisión y diversos actores que los agronegocios a gran escala, además de las graves consecuencias que dejan, tienen una relación directa con la crisis climática", concluye Clémence Abbès, coordinadora del proyecto Protegiendo la Amazonía de Oxfam en Perú. 

El informe advierte también que si se desarrollan los proyectos suspendidos e inactivos en la Amazonía peruana, podrían perderse 83,782 hectáreas de bosque primario. Eso equivale a la extensión de los distritos de Los Olivos, Comas, Puente Piedra, Santa Rosa, Carabayllo y Ancón juntos. 

El estudio recomienda redirigir la visión del desarrollo de los agronegocios hacia una más estratégica, que considere no solo aspectos económicos y sociales, sino ambientales y ecológicos. 

Video "Agronegocios de gran escala en la Amazonía peruana | Vínculos con la crisis climática".

Video "Recomendaciones para limitar la expansión de agronegocios a gran escala en la Amazonía peruana".