Derechos en riesgo: La lucha por la verdadera consulta a la comunidad continúa en Perú

 

En una reciente visita al Perú, Victoria Tauli Corpuz, Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, recibió la visita de los líderes tradicionales de las federaciones indígenas de las cuatro cuencas situados dentro del denominado Lote 192, en Loreto en la Amazonía. Los dirigentes indígenas denunciaron la negativa del gobierno a realizar la consulta previa, conforme con lo dispuesto en el Convenio 169 y la ley respectiva, con las comunidades indígenas afectadas por el proyecto; así como las negociaciones directas que viene realizando el gobierno para entregar el lote para explotación petrolera con un contrato por más de 30 años sin consulta previa.

¿Un año del nuevo gobierno, sin mirar los derechos de los pueblos indígenas?

Previo al discurso presidencial de Pedro Pablo Kuczynski, tras un año de gobierno, se sintieron varias ausencias en la lectura y prioridades, una de las más importantes las que se relacionan con los derechos de los pueblos indígenas. Y es no sólo no fueron mencionados, sino que el mismo Ministro de Cultura, a cargo de las políticas interculturales, en una entrevista redujo la consulta previa simplemente a un mecanismo para “generar confianza en la población indígena y estabilidad en las inversiones”. Lejos totalmente de reconocerlo como derecho, de la concepción que tiene para promover el diálogo y el acuerdo, e incluso el consentimiento frente a proyectos extractivos.

Sin embargo, esta última declaración ministerial aparece para mostrar la capacidad del gobierno peruano para esquivar la atención de estos derechos, y justificar salidas negociadas por una vía rápida para la aprobación de una nueva licencia petrolera de 30 años más en el Lote 192 (el más importante del Perú reserva de petróleo en la Amazonía peruana). Esto atropella derechos de los pueblos Quechua, Kichwa, Achuar y Urarina sobre la consulta previa, y sobre la remediación de más de 2 mil zonas contaminadas no remediadas en sus tierras.

Todo ello sucede a menos de un mes que las federaciones indígenas del Lote 192, Oxfam y sus socios celebró una reunión con la relatora especial de las Naciones Unidas para los Derechos de los Pueblos Indígenas, y posteriormente con el relator especial sobre sustancias y desechos peligrosos, Baskut Tuncak, tras la cual ambos expertos invocaron que el “Gobierno de Perú debe suspender las negociaciones sobre un nuevo contrato de explotación de una de las áreas petroleras más ricas del país hasta que los derechos de los pueblos indígenas locales estén protegidos”, refiriéndose a garantizar el derecho al consentimiento libre, previo e informado y el subsanar o remediar todos los daños ambientales.

“Tal como ya hemos indicado, el Perú debe proteger y respetar los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras, territorios y recursos, así como a la consulta, de conformidad con las normas internacionales pertinentes”, dijeron.

Como algunos recordarán, esta no es la primera vez que la ONU pide al gobierno peruano que limpie los desechos tóxicos y compense a los miles de personas que viven en las cuencas de los ríos Pastaza, Tigre, Marañón y Corrientes, donde el Bloque 192 es encontrado. Esta vez, los Relatores Especiales se unieron, y exhortaron al gobierno a respetar los derechos de los pueblos indígenas a dar o negar su derecho a la consulta previa, libre e informada.

Coincidentemente, el Perú también recibió al equipo de expertos del Grupo de Trabajo de Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas que realizaron una visita oficial. En la misma, subrayaron la importancia de una consulta significativa e informada en las primeras etapas de las operaciones empresariales a gran escala, y dijeron que deberían fortalecerse los métodos existentes para evaluar el impacto social y ambiental. Se entrevistaron con los líderes indígenas de las federaciones del lote 192 y se expresó “la preocupación de que la empresa argentina/holandesa Pluspetrol habría abandonado sus operaciones en el Lote 192 en el 2015 sin limpiar, ni cumplir con las reparaciones por los derrames de petróleo previos”. Recordaron en su Declaración del Grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre empresas y derechos humanos al final de su visita al Perú que “los Relatores Especiales de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y sobre Desechos Tóxicos han instado al Perú a suspender las negociaciones para relanzar el Lote 192 con la empresa canadiense Pacific Stratus Energy para no perpetuar y exacerbar las violaciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas, su derecho a la salud, la alimentación y el agua y a la consulta libre, previa e informada”.

 

Tareas inacabadas

El Lote 192 es una zona habitada por indígenas, cuyas tierras se han visto afectados por la grave contaminación por más de 40 años de actividad petrolera (Primero por Occidental Petroleum y luego, después de que en 2001 se vendieron los derechos, por la Argentina PlusPetrol). Es el Lote petrolero más importante del Perú. Desde la década de 1970, el petróleo ha sido explotado en gran medida sin que las comunidades indígenas que viven allí vean un aporte a su desarrollo, y siendo testigos de la grave contaminación ambiental, problemas de salud, y las violaciones de los derechos a sus tierras como resultado. Oxfam viene apoyando su lucha por el derecho al territorio, a la consulta y a un ambiente sin contaminación.

Han pasado más de cinco años, desde que el gobierno de Perú aprobó la primera ley de consulta previa y el  gobierno de Ollanta Humala acordaron aplicar los parámetros de esta ley en el Lote 192. Los pueblos indígenas en esta zona vieron como una oportunidad, para que se atienda sus demandas sociales. A pesar de años de diálogo, cuatro declararon emergencias ambientales una emergencia sanitaria, y dos comisiones multisectoriales con el gobierno, la empresa, la consulta previa se realizó sin cumplir estándares mínimos de diálogo el 2015, terminando de forma sorpresiva y unilateral. A pesar de ello, se entregó el Lote petrolero en un contrato temporal de dos años que fue adjudicado a la petrolera Pacific Stratus Energy Company (hoy Frontera Energy). Este contrato vencerá el mes próximo.

 

Derechos en riesgo

Dado el estancamiento del diálogo, la próxima expiración del contrato temporal sobre el petróleo, y la presencia de un nuevo gobierno desde julio del 2016, a comienzos del 2017 los líderes indígenas presentaron una demanda legal para que se implemente la consulta en el Lote 192.

En junio 2017, dos meses después de la solicitud, el Ministerio de Energía y Minas finalmente respondió, negando a las comunidades nuevas consultas sobre el bloque 192.

La carta es preocupante en varios frentes. En primer lugar, afirma, "el proceso de consulta fue realizado y concluido en 2015, de conformidad con la ley". Sin embargo, esto no refleja la realidad, ya que las negociaciones estancadas desde hace más de un año, cuando los negociadores del gobierno no respondió a la solicitud de las comunidades indígenas de la comunidad de establecer un fondo fiduciario administrado por los ingresos petroleros y las comunidades nunca fueron consultadas sobre el contrato temporal sobre el petróleo. Así que es un misterio como proceso de consulta previa a lo que están hablando.

Pero va aún más lejos. La carta afirma que la "consulta" que hizo para el contrato temporal sobre el petróleo ahora cubre todos los futuros contratos petroleros. Convenientemente ignorado es el hecho de que el contrato que se viene negociando es “nuevo procedimiento administrativo”, por tanto el Estado no puede hacer valer un solo proceso de consulta previa para dos actos administrativos de distinta naturaleza.  Además, la nueva explotación incluye la posibilidad de realizar nueva exploración en territorios indígenas, lo que no era parte del contrato de servicios temporal e implica una gran amenaza para los miles de personas cuyas tierras y aguas estarían en grave riesgo.

 

Todos los ojos puestos en el gobierno peruano

Frente a esta política, los Apus de las cuatro cuencas en el Lote 192 están pidiendo al gobierno peruano:

  1. Re-abrir y mantener canales de diálogo de alto nivel con las comunidades y sus federaciones representativas, a fin de garantizar el cumplimiento de los últimos acuerdos firmados por el Estado, el histórico acuerdo del 2015, donde el gobierno anterior se comprometió a enfrentar los graves daños ambientales y de salud causados por la extracción de petróleo y promover la titulación de tierras comunitarias;
  2. Suspender las negociaciones con la empresa PlusPetrol, hasta que un nuevo proceso de consulta previa se inicia y celebrado de buena fe con los pueblos indígenas; y
  3. No proceder con cualquier nuevo proceso de licitación hasta que garantiza que todos los legados tóxicos se abordará a través de un plan de rehabilitación que cubre todos los sitios impactados en el bloque 192.

Es de esperar que estamos equivocados sobre las señales enviadas por el nuevo gobierno. Es de esperar que el gobierno peruano está fuerte, permanente y no pondrá en peligro los derechos de los pueblos indígenas más por privilegiar las inversiones extranjeras y el desmantelamiento reñida ganancias.

Hoy es el Día Internacional de los pueblos indígenas. Hoy nos encontramos con los pueblos indígenas de todo el mundo y unirse a ellos para exigir los derechos a la Tierra ahora. Exhortamos al Gobierno del Perú a que hagan lo mismo.

 

Take action Para apoyar las demandas de los pueblos indígenas afectados por el bloque 192.

Join the Global Call to Action ¡Por el derecho a la Tierra ahora!

Enlace permanente: https://oxf.am/2HzWlEO